Docenzia
Docenzia / Blog / Docenzia / ¿Qué es el pensamiento crítico y para qué sirve? 10 ejemplos
24 Mar 2022

¿Qué es el pensamiento crítico y para qué sirve? 10 ejemplos

¿Qué es el pensamiento crítico y para qué sirve? 10 ejemplos

El pensamiento crítico ha sido siempre un aliado de la verdad y una herramienta de la individualidad. Hoy en día cobra incluso más importancia ante las fake news y la desinformación en la Red propagándose de forma imparable.

Conocer qué es el pensamiento crítico es tan importante como saber para qué puede servirnos. Te lo explicamos a continuación, con ejemplos que puedes poner en práctica en tu vida diaria.

¿Qué es el pensamiento crítico?

Hay infinidad de conceptos planteados sobre el pensamiento crítico, pero visto de una forma general podemos entenderlo como la capacidad del ser humano para analizar una información sobre cualquier tema con dos objetivos principalmente: llegar a la verdad y desarrollar una idea propia al respecto.

El pensamiento crítico intenta ignorar sesgos externos, analizar los razonamientos planteados y elaborar un punto de vista propio basado en la comprobación de los datos que tenemos.

¿Para qué sirve el pensamiento crítico?

La utilidad del pensamiento crítico depende de cómo el individuo lo aproveche, pero su potencial tiene infinitas posibilidades.

Gracias a él podemos identificar de una información aquello que es realmente válido y descartar lo superfluo, innecesario o incluso falso.

Nos ayuda a tomar decisiones y resolver problemas para alcanzar un objetivo válido y no erróneo.

Nos ayuda a ser dueños de nuestro pensamiento, a tener nuestras propias ideas y no ser manipulados por las de otras personas.

Nos permite adoptar una conducta individual no condicionada por la mayoría. Esto no implica que por necesidad tengamos que estar en contra de todo el mundo, pero sí nos mostrará un camino a menudo distinto del que mucha gente recorre solo por seguir la corriente.
Pensamiento crítico

10 ejemplos de pensamiento crítico

El pensamiento crítico aprendido se adapta a nuestra toma de decisiones diaria, siendo diferente por cada persona y por cada situación.

Sin embargo, sí podemos ver algunos ejemplos de pensamiento crítico como estrategias o habilidades prácticas en muchos aspectos de la vida, tanto personales como profesionales.

1 - Tener capacidad de análisis

El pensamiento crítico requiere del análisis como habilidad personal. Como sucede con otras habilidades, su práctica aporta experiencia y, cuanto más nos acostumbremos a analizar la información, más rápido y eficientemente seremos capaces de hacerlo.

2 - Mantener una mente abierta

El pensamiento crítico requiere ser persona de mente abierta, ya que aceptar otras posturas diferentes forma parte de la esencia de un debate.

Esta cualidad nos expone también que no existe una única forma de ver las cosas, sino que podemos distinguir entre las diferentes posturas propias con aquellas impuestas por manipulación o desinformación.

3 - Fomentar críticas constructivas y no conductas críticas

La crítica es muy positiva cuando de ella se extrae una mejora de la situación o acción actual. Sin embargo, la ausencia de pensamiento crítico fomenta la conducta crítica, basada únicamente en anteponerse a la opinión ajena o diferente.

4 - Tener mayor empatía

Al aprender a llegar a conclusiones propias con el pensamiento crítico, es más fácil entender cómo otras personas son capaces de llegar a las suyas. Este entendimiento se llama empatía y se fomenta mediante esta práctica.

5 - Cuestionar estereotipos

El pensamiento crítico tiene como gran ejemplo el cuestionamiento de todo lo impuesto, como los estereotipos de cualquier tipología.

6 - Buscar la contradicción

El aprendizaje del análisis crítico, entrena a la persona a buscar e identificar rápidamente la contradicción. De esta forma es más fácil encontrar un argumento que intentan imponernos con artimañas.

7 - Desarrollar la intuición propia

Es importante confiar en la intuición propia, pero también desarrollarla para que nos indique caminos correctos y pensamientos no sesgados.

8 - Concentrarse en soluciones y no en problemas

El pensamiento crítico analiza los problemas, pero busca soluciones. Centrarse en lo que podría haberse hecho mejor o incluso en encontrar culpables, no ayuda a resolver conflictos.

9 - Tener interés por la investigación y el desarrollo continuo

El pensamiento crítico requiere de investigación. Al hallar la verdad y desarrollar ideas propias, alcanzamos un resultado satisfactorio, que al mismo tiempo nos animará a seguir desarrollando esta habilidad y profundizar en nuevos análisis.

10 - Dar sentido a nuestras acciones

¿Alguna vez te has preguntado por qué has hecho algo? La influencia de los medios y de otras personas, puede llegar a condicionar nuestras acciones. Con el pensamiento crítico daremos sentido a todo lo que hagamos y también lograremos objetivos que se enmarquen en lo que realmente deseamos y pensamos.